Vanessa Paradis brilla en “Café de Flore”, la nueva película de Jean-Marc Vallée

Imagen Susana Sanz para Un Blog de Película ©

“Curar un corazón roto no es fácil.

A veces puede llevar toda una vida, o incluso dos”.

 El destino de dos personas se verá unido por un hilo misterioso en un viaje a través de las emociones y la música, compartiendo ambas historias la famosa canción
“Café de Flore”.

El pasado martes 7 de Agosto tuvo lugar en el cine Golem de Madrid (C/Martín de los Heros, 14) la presentación a la prensa por la mañana y por la tarde al público, de “Café de Flore”, último largometraje del director y guionista JEAN-MARC VALLÉE (Quebec, Canadá, 9 de marzo de 1963), (C.R.A.Z.Y., La reina Victoria), protagonizado por la actriz, modelo y cantante francesa VANESSA PARADIS y el músico canadiense KEVIN PARENT y que llegará a las pantallas españolas el próximo 17 de agosto, tres años después de La reina Victoria.  

Fuentes externas informan que tuvieron que habilitar dos salas para la proyección porque la asistencia para ver la proyección días antes del estreno fue bastante exitosa, mayor de lo habitual y sobre todo tratándose de un pase que se produce en pleno mes de Agosto. En ambos pases también hubo rueda de prensa y se contó con la presencia del director.

Un Blog de Película estuvo en el pase matinal y Photocall, y una servidora pudo captar la impresionante mirada -no sólo cinematográfica- del autor de este bello mosaico de imágenes y emociones. Se echó en falta la presencia de Vanessa Paradis, que está de quitarse el sombrero en la cinta y para la que estoy segura este personaje es un gran reto en su carrera.

Imagen Susana Sanz para Un Blog de Película ©

JEAN-MARC VALLÉE se estrenó en la dirección de largometrajes con la película Liste Noire (1995), llamativo thriller erótico nominado a once premios Génie. Diez años después dirigió la aclamada C.R.A.Z.Y., fenómeno internacional estrenado en más de cincuenta países y galardonada con numerosos premios entre los que destaca el Premio a la Mejor Película Canadiense en el Festival de Cine de Toronto, once premios Génie, quince Jutra y la Bobina de Oro a la Película Más Taquillera de Canadá. Su anterior película, La reina Victoria, producida por Graham King y Martin Scorsese, ganó el Oscar al Mejor Vestuario y fue nominada a Mejor Dirección Artística y Mejor Maquillaje.

Imagen Susana Sanz para Un Blog de Película ©

De qué habla la película      

Su director nos muestra una historia de amor acerca de unas personas separadas por el tiempo y la distancia que, sin embargo, están conectadas de forma profunda y misteriosa. Un collage de sensaciones que traspasan barreras temporales donde pone el amor y el romanticismo como elemento motor de todas las decisiones vitales. Para ello, nos entrecruza la París de 1962 y la Montreal de 2010. Por un lado, una madre soltera de clase media-baja que trabaja de peluquera para sacar adelante a su niño, nacido con Síndrome de Down.

Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

Del otro, un famoso DJ atormentado por sus conflictos sentimentales y por esa batalla psicológica y presión en el seno familiar a partir de la ruptura de un supuesto amor eterno y el comienzo de uno enteramente pasional y eufórico. Aparentemente lo tiene todo para ser feliz, pero algo inquieta su alma. Para alcanzar esta vida tuvo que separarse de su primer amor y madre de sus dos hijas, Carole (Hélène Florent), que, dos años después de su ruptura, sigue “rota de amor y sufrimiento”, y eso “no deja vivir en paz” a Antoine.

Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

Cincuenta años atrás, nos encontramos en París a una joven madre, Jacqueline, que lo sacrifica todo para que su hijo con síndrome de Down, Laurent, salga adelante. Una idílica relación madre-hijo que se verá inesperadamente alterada con la llegada de Véronique, una amiga muy especial para Laurent.

Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

 No está de más recordar que Krzysztof Kieslowski ya plasmó la extraña magia de las vidas paralelas y la íntima conexión entre desconocidos en ‘La doble vida de Verónica’. A favor del canadiense hay que subrayar su consciencia con el maestro al homenajearlo (la chica de la que se enamora el hijo de Vanessa Paradis se llama Véronique). En definitiva, dos mujeres que ven cómo los hombres de sus vidas se alejan de ellas irremediablemente, con el profundo dolor que ello les provoca, y entre las que el espectador descubrirá que existe algo mucho más profundo que ese sentimiento común.

Aunque podríamos pensar que la película debe su título al famoso café brasserie del Boulevard Saint-Germain, París –no está de más que consultes este enlace si quieres saber más sobre la historia del mismo AQUÍ, o a través de este otro AQUÍ, el director del film, Jean-Marc Vallée, confesó que la historia surgió de una canción de Matthew Herbert, que es precisamente de donde recoge su nombre: Café de Flore.

Durante su proyección podrás disfrutar de diferentes versiones, desde el clasicismo orquestal de los 60, hasta el sonido electrónico, pasando por el tamiz Chill Out. También con algunas piezas de The Cure y de Pink Floyd entre otras.

La Banda Sonora

adquiere un brutal protagonismo y sirve como elipsis e hilo “constructor” de un clímax marcadamente sensitivo. Todos los temas que suenan se convierten en protagonistas y realzan la acción o le aportan elementos narrativos (en la línea que usó Kubrick en “2001”).

Jean-Marc Vallée como parte de la banda sonora de la película quería el tema de Led Zeppelin “Stairway to Heaven”. Uno de los componentes de la banda, Jimmy Page, accedió a su uso, pero el vocalista, Robert Plant, rechazó la idea.

El Reparto

es uno de los grandes aciertos de “Café de Flore”. Todos los actores brillan, a pesar de que a excepción de Vanessa Paradis el resto del reparto es novel. ¡Quién lo diría!

Elenco de actores con su director/ Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

La actriz Vanessa Paradis encarna a Jacqueline muy distinta la imagen que nos muestra en su último trabajo con el “glamour” naïf de sus anteriores papeles-, una mujer luchadora y dispuesta a ser feliz, a pesar de los pocos recursos que posee y yendo en contra de las máscaras sociales. Madre de Marín, un niño con síndrome de Down por el que se desvive y del que aprende cada día.

Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

Encontrar a la persona capaz de interpretar al niño de Jacqueline (Vanessa Paradis) fue una ardua búsqueda  para el director. Finalmente lo encontró pero no fue de casualidad. Cuando se eligió a la joven Alice Dubois para interpretar a Verónica –otra niña con síndrome de Down de la que se enamora Marín-, fue ella misma la que le facilitó su encuentro: “Tengo un amigo en la escuela, que tiene síndrome de Down, y también se llama Marín”. Días más tarde, el actor Marin Gerrier completaba el casting. Vallée eligió a niños con síndrome de Down porque “sus rostros -explica- son la representación del amor más puro”.

Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

Más flores para el músico canadiense Kevin Parent que interpreta al DJ, y para Hélene Florent (interpretando a uno de los hilos conductores de la cinta) como la primera mujer de Antoine (Kevin Parent), o Evelyne Brochu, como Rose, el amor definitivo de este, pasando por los niños con síndrome de down Marin Guerrier y Alice Dubois.

Del Director

sorprende una brillantez admirable que le permite no dejar ningún hilo suelto, todo está atado y muy bien rematado, las conexiones de las dos historias son increíbles. “Café de Flore” es su proyecto más personal y la confirmación total de su talento, donde ha sabido dirigir a los actores de forma magistral. Pasamos de una historia a otra con la misma canción como un nexo de unión impresionante. Unir todos los detalles tan complejos que te están dando en pequeñas dosis que el director nos da para hilar y unir en un conjunto es tarea complicada si no estás atento. Quedaros con eso, que es difícil de ver en la película a no ser que os concentréis y os sumerjáis por completo en la pantalla. Imágenes de una historia son las pistas necesarias reflejadas en las contrarias, con un claro mensaje y significado.

“Desde el principio supe que sería una película complicada”, ha asegurado Vallée.

También la ha definido como un “puzzle” que invita al espectador a “conectar las piezas” en un ejercicio “cerebral”, y como una oda al “duelo amoroso”, representada en una espiral de obsesión y dramatismo que finaliza con un rayo de esperanza.

El cineasta, que siempre tuvo claro que no quería “una historia de amor al uso”, se enfrenta al tema del desamor desde una perspectiva diferente, con la “rencarnación” con un papel fundamental en el desarrollo de la historia.

“No creo en ella, sólo es algo que forma parte de la película”, ha insistido el canadiense, ya que al parecer últimamente le persigue el fantasma del espiritismo. “Al final dejo al espectador que elija si quiere creer o no”, “Me enorgullezco tanto de la banda sonora como de la propia película”, ha añadido el director.

Imagen Susana Sanz para Un Blog de Película ©

Y si los personajes se preguntan el porqué de sus destinos, para Jean-Marc Vallée el final de sus historias de amor aparentemente perfectas no tiene explicación. Los conceptos de “alma gemela”, de “amor eterno” o incluso de “matrimonio” son, dice, “muy románticos”, casi idílicos. Vallée hace un tipo de cine que busca que en la sala se generen emociones que vayan más allá, y asume riesgos. Sin ánimo de comparaciones, pero haciéndolo, su forma de comunicar me recuerda a la del cineasta donostiarra  Julio Médem.

La cinta es para poner todos los sentidos, tanto es así que he de confesar me hubiera gustado poder ver por segunda vez la cinta antes de embarcarme en tan arriesgada empresa que es la de intentar adentrarme en los entresijos de esta elaborada historia con un guión impecable sin desvelar demasiados datos. Es por esto que he decidido  hacerlo a mi manera de un modo más tirando por el lado de montaje-visual.

Como fotógrafa-espectadora he de destacar el “disfrute” por las imágenes de la cinta. Para rodar la parte del Café de Flore en el París de 1960, el director ha utilizado una cámara digital para trabajar el tinte de la imagen más tarde. Así mismo, ha empleado imágenes de archivo correspondiente a esa época, con la idea de darle a la película un ambiente realista.

Quiero decir:                                                                                                                       

  • ¿Qué tienen en común estas dos instantáneas de la película?

Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

  • ¿Qué pueden tener en común una joven soltera de los años 70 con un hijo con síndrome de Down con un reconocido DJ que tras haberse separado de la mujer con quien ha compartido los últimos 20 años de su vida quiere casarse en segundas nupcias con una joven?

Café de Flore: photo Jean-Marc Vallée ©

No debo contároslo. Tendréis que verlo. Lo sabréis cuando la veáis. Casi nada. Tenéis una cita el próximo 17 de Agosto. Qué la disfrutéis. Una pasada!

También puedes verla en http://www.filmin.es/pelicula/cafe-de-flore

Café de Flore Tráiler VO

 

 

Vanessa Paradis Interview – Café de Flore

 

Para saber más sobre el director: http://www.filmin.es/director/jean-marc-valleeMás información de la película y su banda sonora en: www.golem.eswww.facebook.com/GolemDistribucion

Si eres de los que aún no has visto alguna de sus anteriores películas puedes hacerlo a través de:

http://www.filmin.es/pelicula/crazy

http://www.filmin.es/pelicula/la-reina-victoria

 

 

Título: Café de Flore

Director: Jean-Marc Vallée

Género: Drama

Reparto: Vanessa Paradis, Kevin Parent, Hélène Florent y Evelyne Brochu

Guión: Jean-Marc Vallée
Fotografía: Pierre Cottereau

Estreno: 17.08.2012

 

 

 

 

Tags:

2 Comentarios

  1. De Cabo dice:

    Pedazo de artículo Funámbula, este artículo que te has currado no se paga con dinero eh?? enhorabuena!! vaya fichaje hemos hecho contigo! 😉

    En cuanto a la peli, ya he visto que te ha encantado, pero no es de las mías 😉

    Saludos!!!!

  2. Funambula dice:

    Cuántas flores para este jardín! Un placer para mí colaborar en el blog. Intentaremos seguir por esa línea. Saludos.

Deja tu comentario





Autor:

visita mi página

Un deseo: Amigos; amables, sabios. Una casa entre campo y mar, un bosque donde caminar. Libros; viejos y nuevos. Una vida donde ocio y reposo convivan con trabajo. También cine, mucho cine !!