Cine en la Retina – Brief Encounter (Breve Encuentro)

Hola cinéfil@s, he vuelto tras unas semanas de descanso.

Cuando me puse a pensar que película podía incluir en la sección me vino a la cabeza Doctor Zhivago, que la echaron en la televisión no hace mucho tiempo, y que pertenece al cine épico en el que tanto destaco David Lean.

El caso es que me entro mucha pereza ponerme  a escribir de una película tan larga y compleja, así que me acorde de otra pequeña joya del mismo director que también trata de amores imposibles pero en un relato más intimista.

Brief Encounter se estrenó en 1945 y me llama mucho la atención para su época ya que trata de una pareja infiel, pero contada a través de la visión de la mujer mediante flashbacks,  y en la que la voz en off es ella misma imaginándose contando su historia de amor a su marido, pero en un tono de complicidad absoluta, como si fuese su mejor amiga.

 

El comienzo es sublime para una historia de amor desgarradora y triste. Una estación, lugar de encuentros y despedidas, una locomotora a vapor saliendo del encuadre en blanco y negro y de banda sonora el Concierto no. 2 en C menor de Rachmaninoff (que siempre la asociaré a esta película y que curiosamente fue en ella donde me di cuenta que la canción “All by myself” de Eric Carmen se basó en ella).

Aparece una pareja sentada en la mesa del bar de la estación siendo interrumpida por una mujer que no deja de hablar, y enseguida te das cuenta que algo no encaja, algo va mal, llega un tren y la pareja se despide… y ahí comienza la historia… o no.

La historia es simple y quizás lo más destacado es que ninguno de los actores destacan por su belleza ni tiene el glamour de otras parejas de la gran pantalla en la que la seria fácil creérselos solo por su físico, aquí hay química pero entre gente normal y corriente, como si el director hubiese seguido en la estación a 2 personas cualquiera que inician una amistad que se convierte en amor sin pretenderlo.

Aquí os dejo el trailer para quien no esté convencido y el que ya lo esté , que siga leyendo.

Las historias de amor, para mi, se dividen en las de final feliz ( de estas se estrenan cada semana ) en las que nos dejan muy buen sabor de boca y todo acaba saliendo bien, por muy mal que parezcan las cosas, y luego la cara opuesta de la moneda son aquellas en las que el amor no acaba triunfando, amores imposibles, conmovedores y complejos  como la vida misma , donde a veces nadie gana y todos pierden, y de todas estas para mí la reina no es Los puentes de Madison como dice el clamor popular, sino Brief Encounter.

Se dice que es una película firma de los años 40, como lo fue Casablanca, muchos la llamaron la Casablanca británica de hecho. Al ser rodada en la época post Segunda Guerra Mundial se eligió como rodaje la estación de Carnforth Station, principalmente porque estaba tan alejada del sureste de Inglaterra que recibiría los aviso de un ataque aéreo con tiempo suficiente para apagar las luces del rodaje y cumplir con las restricciones en tiempo de guerra.  La película fue inicialmente censurada en Irlanda por contenido adultero.

Dentro de la filmografía de David Lean es una rara avis, al ser predecesora de películas como “Grandes Esperanzas”, “Oliver Twist” y producciones épicas como “El puente sobre el rio Kwai”, “Lawrence de Arabia” y “Doctor Zhivago”, con las que nada tiene que ver.

Al mismo tiempo es muy apreciada, obtuvo la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1946 y tuvo 3 nominaciones a los Oscars incluido mejor director y mejor actriz Celia Johnson.

En 1999 el British Film Institute hizo la lista de las 100 mejores películas británicas del siglo XX y acabo segunda detrás de “El Tercer Hombre”:

Como curiosidades la escena en la que Alec Harvey (Trevor Howard) utiliza el piso de un amigo como picadero inspiró a Billy Wilder a escribir El apartamento. Y una escena de Brief Encounter aparece en la película 84 Charing Cross Road, libro que me proporcionó una de mis 2 mecenas (Las hermanas Lardíes) 😉

La película está llena de reflexiones de la protagonista y son reflexiones que podríamos estar pensando nosotros en ese momento, aunque nos llega a través de la voz en off,  Laura Jesson (Celia Johnson) transmite con sus expresiones faciales y con su mirada perfectamente sus sentimientos, podríamos decir que si fuese cine mudo seguiríamos entendiendo sus tormentos internos.

Uno que me gusta especialmente es al principio de la película el monologo de la amiga charlatana y lo que va pensando mientras hace que escucha:

(Laura) Desearía que dejases de hablar. Desearía que dejases de indagar y cotillear. Desearía que estuvieses muerta – No, eso no lo pienso.  Eso ha sido estúpido y desagradable. Pero desearía que parases de hablar.

Durante toda la película nos va relatando como se va sintiendo y los pensamientos que se van pasando por la cabeza…

(Laura): Soy una mujer felizmente casada, o lo era hasta hace un  par de semanas, este es mi mundo, o lo era hasta hace un par de semanas…, soy una mujer normal y corriente, nuca pensé que estas cosas pudieran pasar a gente como yo.

Tengo un montón de escenas favoritas, el contraste del blanco y negro nos da primeros planos increíbles, me quedo con las escenas del puente pequeño (escapatoria para ellos)

debajo del pasadizo del andén donde se roban besos furtivos, cuando sueña como sería su vida juntos, todas las que comparten en la mesa del bar…

y en todas, como protagonista ella, ella y sus ojos.

Que la disfruteis .

Alec: ¿Me podrías decir adiós de verdad? ¿Nunca verme otra vez?

Laura: Si, si me ayudas

Alec: Te quiero Laura. Te querré hasta el final de mi vida. No te puedo mirar ahora porque sé una cosa. Sé que es el comienzo del fin. No el fin de quererte pero el fin de estar juntos. Pero todavía no por favor, todavía no

Laura: Muy bien. Todavía no…

 

Tags:

1 Comentario

  1. susana dice:

    Estoy deacuerdo en que es la reina de las películas de su género. Por esto mísmo es mi favorita – junto con “Hiroshima mon amour”-.

Deja tu comentario