Festival de San Sebastián 2012 Toma 6: Aquí llegar a todo sí que es Imposible

 

Alfombra roja del Kursaal despejada / Fotografía Jorge Delgado ©

Vuelta a la normalidad en el Festival y una avalancha de proyecciones, photocalls, ruedas de prensa y demás tipo de eventos en el día de ayer después de la poca actividad del día de huelga. Nos quedan apenas dos días de Zinemaldia y hay que aprovechar a hacer todo lo que se pueda porque el tiempo no corre, vuela cuando estás aquí. Es jueves y estamos tan enfrascados en todo el trabajo que estamos haciendo estos días que apenas vemos las felicitaciones que no estáis enviando de nuestra cobertura del Festival. A todos los que nos leéis, mil gracias, esperamos que nuestras palabras e imágenes sean interesantes, divertidas y sobre todo que os informen de la mejor manera posible de lo que ocurre en San Sebastián. Contaros todo es imposible así que esperamos que el material que seleccionamos os guste.

El día lo empezamos a lo grande, con el pase de prensa de una película que todo el mundo esperaba con inusitado interés, Lo imposible de Juan Antonio Bayona. El Kursaal registró un llenazo digno de mención (nos tuvimos que conformar con butacas en la fila cuatro) y los presentes pudimos ver esta espeluznante historia de una familia que las pasa canutas en el pavoroso tsunami que asoló Indonesia en diciembre de 2004. La primera media hora es sencillamente apabullante y logra sumergirnos (nunca mejor o peor dicho) en la impresionante y devastadora ola que destruyó la costa indonesia con todo la espectacularidad de una superproducción americana, recordándo especialmente al comienzo de Más allá de la vida de Clint Eastwood.

Cartel oficial de «Lo imposible»

Hay que destacar que Lo imposible es una película con producción española, aunque esté hablada en inglés, tenga la friolera de 30 millones de euros de presupuesto y su target de mercado sea internacional. Eso se aprecia sobre todo en el reparto, un magnífico Ewan McGregor y una maravillosa Naomi Watts, amén de una acertadísima selección de casting con los niños, en el que destaca el joven intérprete Tom Holland. Aunque es sobre todo en el apartado técnico donde no se deja nada al azar y se ha cuidado el más pequeño  nivel de detalle, con una realista factura que realza la espectacularidad y la dimensión en la secuencia del tsunami, una verdadera maravilla del departamento de efectos especiales que a buen seguro se llevará el próximo Goya y quién sabe si futuros premios. Pero si la parte técnica está resuelta de un modo sobresaliente, la parte emocional y de personajes no se le queda atrás y es que el impacto que produce en la familia protagonista este fenómento incontrolable es una de sus mejores bazas.

La actriz Naomi Wats

J.A. Bayona ofrece un tour de force de los miembros de esta familia primero para sobrevivir a tan descomunal desastre y luego para  reencontrarse tras los restos de esa barbaridad, con todos los mejores medios disponibles pero sobre todo con un sentido del ritmo y del espectáculo admirable. Todo ello con la premisa de la verosimilitud de la historia (recalcando que lo ocurrido fue una historia real), sin ahorrarnos imágenes duras y muy físicas y apelando a toda la carga emocional que ya de por sí posee la historia. Muchos críticos han acusado a esta película de manipular las emociones del espectador con elementos muy artificiales, como el personaje del niño rubio, la pelota roja o el uso de la música en determinados momentos. En definitiva, un engranaje perfectamente planificado y artificioso digno de las mejores (o peores) películas de Steven Spielberg, una de las claras referencias de Bayona. Yo no estoy de acuerdo con lo anterior y si para hacer una película tan emocionante, vibrante y perdurable en tu retina como ésta tengo que ser manipulado, me pongo el primero en la cola. Sin lugar a dudas el éxito español de la temporada y una imprescindible si te gusta el buen cine.

Tras el tsunami de emociones nos sosegamos un poco con un par de photocalls y ruedas de prensa, las dos de ellas muy interesantes. Primero le tocó el turno al equipo de Rhino season, la película de Bahman Ghobadi que tanto revuelo causo en el día de huelga de ayer y que contaba con el indudable atractivo de contar con la bellísima  Monica Bellucci. Todos caímos rendidos a los pies de esta guapísima actriz italiana de 48 años, que pese a su edad conserva intacta su fotogenia y su saber estar ante las cámaras, ofreciéndonos auténticos caramelitos a los fotógrafos.

El equipo de la película que compite por la Concha de Oro en el photocall de la Zurriola / Fotografía Susana Sanz ©
Director y actrices sonrientes con los medios a su llegada al photocall celebrado en la Zurriola / Fotografía Susana Sanz ©
La actriz italiana a su llegada al photocall de la Zurriola, momentos antes de la rueda de prensa en el Kursaal / Fotografía Susana Sanz ©

Bellucci destacó su cambio de registro en este proyecto (interpreta a una mujer iraní en el transcurso de 30 años y se atreve a citar sus líneas en farsi) y destacó que le encanta trabajar con directores de otras cinematografías distintas a las habituales como Kiarostami o el propio Ghobadi. El director iraní, exiliado desde hace cuatro años, volvió a poner sobre la mesa la polémica de la copia proyectada ayer  que supuestamente era defectuosa, aunque apenas dio más detalles acerca de este incidente. Repitió su dramática afirmación de que esta película le sirvió  literalmente para no morirse y afirmó también  que el cine es como una medicina para curar a la vida. Por supuesto, también hubo tiempo para un par de preguntas sonrojantes, las dos para la Bellucci: la primera si le gustaría trabajar en Mexico (¿!?) y la segunda si su belleza le había supuesto algún obstáculo en su carrera (¿¿¿¡¡¡¡!!!!!???)… en una acertada respuesta, Bellucci le respondió que llevaba más de 50 películas a sus espaldas.

La bella actriz Monica Bellucci atendiendo a prensa / Fotografía Susana Sanz ©
Una atenta Belçim Bilgin, actriz, durante la rueda de prensa / Fotografía Susana Sanz ©
Behrouz Vossoughi, actor, atendiendo a prensa / Fotografía Susana Sanz ©
La actriz italiana Monica Bellucci atendiendo a prensa / Fotografía Susana Sanz ©
El director de la película, Bahman Ghobadi, responde a las preguntas de los periodistas / Fotografía Susana Sanz ©
Una instantánea de la actriz Monica Bellucci que interpreta a Mina en la cinta de Bahman Ghobadi / Fotografía Susana Sanz ©

Después un reconfortante descanso, volvimos a la arena con el photocall y la rueda de prensa posterior del equipo de Lo imposible, encabezado por el director J.A. Bayona y uno de los premios Donostia de este año, el actor Ewan McGregor. También participaron el guionista Sergio Sánchez, la productora Belén Atienza y Paulo Vasile como consejero delegado de Tele 5, aunque fue especialmente destacada la presencia de María Belón, la madre de la verdadera familia en que se basa esta historia. Belón ofreció un testimonio revelador y muy sereno sobre su experiencia y explicó metafóricamente que la vida es una sucesión de tsunamis a la que todos nos tenemos que enfrentar. Reveló que ha vuelto al lugar de esta traumática experiencia y que aceptó colaborar con los productores para ofrecer un homenaje a las víctimas, huyendo totalmente de la exhibición de la tragedia.

Ewan Mcgregor (actor), Juan Antonio Bayona (director), María Belón (protagonista de los hechos en los que se basa la película), Belén Atienza (productora), y resto del equipo de producción durante la rueda de prensa / Fotografía Susana Sanz ©
El director y el protagonista de la película hablan sobre la cinta durante la presentación / Fotografía Susana Sanz ©
Ewan McGregor durante la presentación de la película en el Kursaal / Fotografía Susana Sanz ©
El actor Ewan Mcgregor, Premio Donostia de esta 60 edición del Festival de Cine de San Sebastián / Fotografía Susana Sanz ©

En un tono más distentido, la rueda de prensa giró en torno a J.A. Bayona y Ewan McGregor. El realizador español dijo que ha vivido los rodajes de sus dos únicos largos de manera muy similar (aunque con Lo imposible tuvo un presupuesto de nada menos que 30 millones de euros) y se mostró convencido de que la película no funcionaría en el mercado internacional si los actores hubieran sido españoles. Por su parte McGregor, que había llegado a San Sebastián después de un agotador viaje desde Arizona, tomando tres aviones y retransmitiéndolo por Twitter, se mostró muy simpático y accesible para los medios. Apenas recordaba sus otras visitas a la capital donostiarra y explicó que las razones para trabajar en este proyecto fueron tres: la conmovedora historia, la posibilidad de trabajar con Bayona tras ver El Orfanato y por último explorar la faceta de padre en el cine, algo que apenas había hecho con anterioridad. Bayona confesó que McGregor fue el coach que guió a los niños durante el rodaje (les explicaba como debían sentirse o actuar en cada escena) y también que el actor premiado este año con el Donostia fue su primera elección por la admiración que le tiene y por su empatía al componer a los personajes.

María Belón (protagonista de los hechos en los que se basa la película), atendiendo a prensa / Fotografía Susana Sanz ©
Fotografía Susana Sanz ©
Fotografía Susana Sanz ©
Actor y director junto con el resto del equipo respondiendo distendídamente a prensa / Fotografía Susana Sanz ©
El director de la película Juan Antonio Bayona y el actor protagonista Ewan McGregor posan para los fotógrafos en el Kursaal tras la presentación de la cinta en la Sección Oficial / Fotografía Susana Sanz ©

Un día completito y para acabar, quisimos relajarnos con un poco de comedia. A última hora acudimos al Principal para ver Atraco!, del director Eduard Cortés (The Pelayos). Se trata de una coproducción hispano-argentina y cuenta en el reparto con miembros de los dos países: Amaia Salamanca, Guillermo Francella y Óscar Jaenada, que acudieron al Festival y dieron una rueda de prensa. Entre los críticos ha gustado bastante pero sinceramente no le he visto ni pizca de gracia a una película que no se acaba de definir. Comienza como un thriller demencial en el que se planea un robo fingido de las joyas de Eva Perón en Madrid, sigue como una comedia surrealista en la que se prepara y finalmente perpetran este golpe y acaba como un drama  que no convence a nadie. Lo mejor de todo es el actor Guillermo Francella, áquel que intervenía en El secreto de sus ojos y respondía al teléfono con ese «Aquí banco de esperma, ¿dígame?», un prodigio de humor y genialidad que ilumina este desanimado vodevil.

Fotograma de «Atraco!»

Se nos escaparon dos películas de la sección oficial, El capital de Costa-Gavras y Días de pesca de Carlos Sorín. La primera es una crítica de los recientes abusos y desmanes en el sector financiero que ha conectado estupendamente con el público y que pese a su tono didáctico pone el solfa uno de los grandes asuntos de la actualidad y la segunda es una intimista película muy característica de Sorín, en la que un padre con pasado alcohólico vuelve a su hogar para recuperar el cariño de su hija en un pequeño pueblo de la Patagonia.

Y esto es todo amigos, una jornada muy completa que ha contrastado con el tedio de ayer y en la que no hemos parado ni un segundo. Esperamos que os gusten las fotos y nuestra crónica, hoy ha sido un día con mucho glamour aquí en Donostia.

P.S.: Los preservativos han vuelto al Festival, se acabó la huelga y todo vuelve a la normalidad 😉

¡¡¡Saludos desde San Sebastián!!!

Artículo patrocinado por

 

 

Autor: Jordelgar

¿Qué puede ser mejor que disfrutar de una buena sesión de cine? Pues compartir con todos vosotros todo lo que tiene que ver con el séptimo arte, una de mis pasiones. Así que si queréis estar a la última, no os perdáis nuestro blog, ¡¡¡es un blog de película!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *