Festival de San Sebastián 2012 Toma 1: Un primer día inolvidable

MADPHOTO, patrocinador oficial de Un Blog de Película en la cobertura de la 60ª Edición del Festival internacional de cine de San Sebastián / Fotografía Susana Sanz ©

¿Se puede estar reventado de cansancio pero a la vez con una sonrisa de oreja a oreja? Rotundamente sí. Escribo este artículo a las 2 de la mañana tras estar 18 horas viendo películas, asistiendo a photocalls, ruedas de prensa, perdiéndonos por las calles de esta magnífica ciudad, haciendo fotos por todos los rincones, y aún tengo ganas de contaros todo lo que ha pasado en el día. Esto es el Festival de Cine de San Sebastián y nuestro primer día ha sido inolvidable.

Acreditaciones de prensa en la cobertura de la 60ª edición del festival internacional de cine de San Sebastián: Jorge Delgado ( Redactor Jefe ) y Susana Sanz ( Fotógrafa ) de unblogdepelicula.com / Fotografía Susana Sanz ©

Ir de nuevas a un festival de cine es a la vez algo temible y a la vez maravilloso, algo así como ir el primer día al colegio. Todo te parece extraño, no conoces a ninguna de las personas que te rodean, no sabes exactamente qué hacer y te sientes un poco perdido al lado de periodistas, fotógrafos y personal del festival. Afortunadamente, esa sensación dura poco y es que tras recoger la preceptiva acreditación que nos da acceso a los pases de prensa y a las instalaciones del Festival tienes la sensación que vas a asistir a algo irrepetible y especial. Esto último puede sonar muy pomposo pero si te gusta el cine no puedes dejar de sentir una euforia al comprobar que vas a poder ver las películas que muy poca gente ha visto, que puedes asistir a una rueda de prensa con actores de la talla de Maribel Verdú o Ben Affleck, ver a directores como Oliver Stone o simplemente estar presente en uno de los eventos cinematográficos más importantes del mundo. Supongo que a muchos esto le puede parecer algo exagerado leer esto pero si te gusta el cine de verdad estoy seguro que muchos me envidiaréis.

Instantánea Exposición «60 años, 60 carteles» / Fotografía Susana Sanz ©

Traspasada la puerta de entrada, entrar en un festival es como tirarse de cabeza al océano. Me explico: hay tantas películas, tantos eventos y tantas cosas por hacer que lo básico es hacer una planificación de toda la semana, del día siguiente y por supuesto del día. Lo primero que hemos aprendido hoy es que no se puede pretender ver todas las películas, asistir a todos los photocalls y ruedas de prensa. Es fundamental hacer una labor de selección porque esto nos facilitará centrarnos en lo que realmente nos interesa y sobre todo no perder tiempo, algo que no te sobra precisamente cuando cubres un festival de cine. Siempre hay una proyección, un coloquio, una rueda de prensa en el calendario y si tienes un momento libre no puedes dejar de escribir y actualizar a tus lectores (algo que no lo hemos cumplido del todo hoy). En fin, en un festival el tiempo es oro.

Personal del festival tomando un respiro en el stand de la Zurriola momentos antes del photocall a todo el equipo de «Blancanieves». /Fotografía Susana Sanz ©

Aunque nuestro primer día ha sido hoy (o ayer porque estamos ya en domingo), el viernes ya se inauguró la sección oficial con El fraude (Le arbitrage), con Richard Gere y Susan Sarandon. La acabamos de ver hace un rato y hablaré de ella más adelante. Hoy el día comenzaba con dos apuestas fuertes, la Blancanieves de Pablo Berger y Argo, la tercera película de Ben Affleck. A la primera no hemos podido llegar (razones logísticas) y hemos asistido al photocall y a la rueda de prensa a la que ha asistido el equipo de la película. Probablemente la veremos mañana porque las críticas son extraordinarias, los comentarios boca oreja son muy entusiastas y se barrunta algún premio en el palmarés final. La rueda de prensa fue muy distendida y contó con el director de la película, Pablo Berger, y los principales intérpretes: Inma Cuesta, Ángela Molina, Daniel Giménez, la sorprendente Macarena García y sobre todo la inmensa Maribel Verdú.

Las actrices Macarena García y Maribel Verdú posando en la Zurriola./ Fotografía Susana Sanz ©
Las actrices Maribel Verdú, Inma Cuesta, Sofía Oria, Macarena García y Ángela Molina; el equipo femenino al completo. / Fotografía Susana Sanz ©
Rueda de prensa »Blancanieves» (Sección oficial)
Pablo Berger (Director) conversa animádamente con la prensa mientras Maribel Verdú y Sofía Oria escuchan cómplices sus declaraciones. / Fotografía Susana Sanz ©

Berger contó que su proyecto comenzó nada menos que en ¡¡¡2005!!! y que no ha sido nada fácil de llevar a cabo. En primer lugar para encontrar financiación para un proyecto tan arriesgado, después por la coincidencia de estilo con The artist y tercero por estrenar la tercera cinta basada en el famoso cuento de Blancanieves en apenas unos meses. Con gran sentido del humor, el director de Torremolinos 73 explicó que todos estos handicaps le supusieron un reto pero que siempre creyó en su creación. Afirmó basarse en el cine de los años 20 y 70 y señaló que su Blancanieves se separa de la última ganadora del Oscar porque es un homenaje al cine mudo europeo y mucho más transgresor. Por su parte Maribel Verdú, enfundada en un vestido rojo y guapísima como siempre, dio muestras de su sentido del humor y naturalidad y contestó muy animadamente a las preguntas (algunas bastante extrañas) de los periodistas. Confesó que le ha encantado hacer de mala por primera vez después de tantos años de «sufrimiento» y que le encanta darse por completo al director con el que trabaja. En definitiva, no hay que perderse esta película, mañana es una cita ineludible.

Ben Affleck (Director/Actor) llegando al photocall de la Zurriola / Fotografía Susana Sanz ©
Ben Affleck (Director/Actor) dedica a un Blog de Película una mirada de cine / Fotografía Susana Sanz ©
Ben Affleck (Director/Actor) durante la rueda de prensa en la sala de prensa del Kursaal / Fotografía Susana Sanz ©

El siguiente plato fuerte fue a las 12:00 en el Kursaal porque había ganas de comprobar si la nueva película del actor-director Ben Affleck cumplía los buenos presagios. Lleno hasta la bandera, la sala pudo disfrutar de una gran película de suspense, un thriller político con tintes de comedia y drama que nos dejó muy buen sabor de boca. Argo está basado en hechos reales y está ambientada a finales de los 70, cuando se produjo la crisis de los rehenes entre Estados Unidos e Irán. Tras el asalto a la embajada norteamericana en Teherán, seis funcionarios americanos huyeron y se ocultaron en la embajada canadiense. La CIA montó un paripé simulando el rodaje de una  superproducción de ciencia ficción en suelo iraní y finalmente pudo rescatarlos, provocándo la ira del Ayatolá Jomeini. Sin duda la historia es original y tiene mucha miga, aunque lo bueno es que el desarrollo es trepidante y el guión juega con elementos de géneros en principio muy distintos. Los momentos de comedia son puyazos directos hacia la industria de Hollywood (enormes John Goodman y Allan Arkin en sus papeles de técnico de maquillaje y productor respectivamente) y los mecanismos de poder de la inteligencia(?) norteamericana son descritos muy acertadamente pero el último tercio del metraje, puro suspense digno del mejor Hitchcock, es lo mejor de esta estupenda cinta.  Ben Affleck no es un actor destacable pero en su faceta de director se está labrando una destacada carrera y Argo sin duda lo confirma con creces. Sin duda la mejor película del día con diferencia.

Después de un descansito (¡¡¡grandes los camperos!!!), el plan era ver Salvajes de Oliver Stone en su primera proyección pero otra vez la logística nos jugó una mala pasada. Hay que ser flexibles, así que nuestro siguiente objetivo fue Après mai, del director francés Olivier Assayas. Me podría tirar el pisto, bucear en Google y dármelas de entendido gafapastil  pero sinceramente no conozco nada de este sujeto, apenas que fue galardonado con el premio al mejor guión por esta película en la reciente edición del festival de Venecia. Y yo me pregunto qué clase de alucinógenos tomaría el jurado porque este retrato generacional de un grupo de amigos en los primeros 70 no hay por dónde cogerlo. Pedante, plomiza y relamida, a los diez minutos de proyección ya estás deseando que estos supuestos revolucionarios sean detenidos por los grises (o lo que hubiera en Francia) pero es que según avanza el metraje estás deseando que sean deportados a Siberia en el próximo avión. Lo más divertido, los sonoros ronquidos de un espectador ante la risotada general. Lo más inexplicable, el aplauso de algunos cuando se encendieron las luces…

Una hora después teníamos otra sesión en la misma sala, el teatro Principal, así que tras recuperar fuerzas y sacar unas fotos para la galería personal, nos dirigimos a ver El muerto y ser feliz de Javier Rebollo. Presentada en la Sección oficial, tenía cierta curiosidad por ver esta película porque había leído comentarios bastante halagüeños pero la alegría nos duró poco. José Sacristán interpreta a un español que vive en Argentina que descubre que se está muriendo poco a poco. Decide emprender un viaje hacia ninguna parte por las carreteras del país y en su camino se encuentra a otro ser desgarrado por el dolor, una mujer que huye de un triste pasado. Lo que podría ser una interesante road movie es en realidad un tostón movie de mucho cuidado, sin ningún tipo de interés y sobre todo con un cargante y abrasivo uso de la voz en off, un recurso que en este caso es un abuso. Sacristán y la argentina Roxana Blanco hacen lo que pueden pero la carretera no lleva a ninguna parte…

Tres películas en un día, no está mal pensaréis. ¿Y que tal una cuarta? Ya que nos perdimos El fraude el primer día, ni cortos ni perezosos nos plantamos en el teatro Victoria Eugenia para ver la película inaugural de este año, eso sí sin la presencia de sus protagonistas. El fraude nos habla de algo muy actual, la avaricia  y la mentira en el mundo de las finanzas. Richard Gere es un encantador multimillonario con una existencia feliz: tiene una familia estupenda, dinero a raudales y sus negocios van viento en popa. La realidad es mucho más amarga y es que su negocio está en el filo de la navaja y no tiene más remedio que hacer trapicheos contables para ocultar la ruina más absoluta. Por si fuera poco, mantiene un romance con una joven galerista francesa ante la estoica mirada de su abnegada esposa (Susan Sarandon siempre estupenda pese a su corto pero intenso papel). Si os parecen pocos problemas, sumadle un homicidio involuntario y veréis a Gere sudando la gota gorda para salvar el tipo bajo su apariencia angelical. Está dirigida con solvencia por Nicholas Jarecki y aunque se proyecte en un festival es una muestra de que el cine comercial no es sinónimo de poca calidad, cumple manteniendo al público en vilo, Richard Gere está enorme  y entretiene hasta el final.

Y esto es todo amigos ¿qué os ha parecido?  Mañana intentaremos escribir posts más cortos y actualizados para manteneros informados, no olvidéis seguirnos a través de las redes sociales porque estaremos publicando noticias desde primera hora de la mañana. ¡¡¡Saludos desde San Sebastián!!!

Artículo patrocinado por
 

Autor: Jordelgar

¿Qué puede ser mejor que disfrutar de una buena sesión de cine? Pues compartir con todos vosotros todo lo que tiene que ver con el séptimo arte, una de mis pasiones. Así que si queréis estar a la última, no os perdáis nuestro blog, ¡¡¡es un blog de película!!!

Un comentario en “Festival de San Sebastián 2012 Toma 1: Un primer día inolvidable”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *