Crítica de TED, un osito de peluche gamberro para un niño grande

A cualquiera que haya visto las series de animación Padre de familia, American Dad o El show de Cleveland, esta película les sorprenderá relativamente muy poco porque sigue las pautas del humor irreverente y animal de Seth MacFarlane, uno de los enfant terrible de la televisión norteamericana. Para los que no lo conozcan nada, TED es el primer largometraje de MacFarlane y todo el humor bestia, gamberro y desvergonzado que muestra en la pantalla es marca de la casa.  Pese a su planteamiento original de fábula ñoña (la idea de que el mejor amigo de un niño es un osito de peluche que cobra vida y esa amistad dura hasta la madurez del chaval),  esta desmadrada historia consigue hacernos pasar un buen rato con las desventuras de este treintañero perdido en la vida y sobre todo con su peludo amigo dispuesto a cualquier cosa por montar su fiesta particular allá donde vaya . Y es que TED comienza como un cuento clásico, con una voz en off que nos presenta a un niño llamado John Bennet, un inadaptado que no tiene ningún amigo en su infancia. Una noche, John pide el deseo de tener un verdadero amigo para toda la vida y mágicamente su osito de peluche cobra vida para convertir su deseo en realidad.

 

Pasados unos años descubrimos que ese niño se ha convertido en un treinteañero con un futuro no muy halagüeño, con un trabajo poco estimulante y que vive con su atractiva y responsable novia. ¿Y qué ha pasado con ese adorable osito que se convirtió en el mejor amigo del protagonista? Pues como es previsible, el osito se ha convertido en un auténtico calavera, puesto de petas en el sofá viendo la tele todo el día (el animalito se mete lo que sea a la mínima oportunidad), con predilección por el puterío y las chonis más vulgares y que con los años se ha convertido en una especie de celebridad que copa portadas de revista y programas de televisión. Pero nada dura eternamente y la novia de John le hará ponerse en una difícil situación: tendrá que elegir entre madurar y centrarse en su relación o seguir con sus juergas adolescentes con su juguete del alma. Aquí está mensaje, el conflicto entre dar una paso hacia la madurez, dejar de ser un eterno peter pan, superar el miedo al compromiso o seguir siendo un colgao con un osito de peluche de compañero de correrías.

 

Mac Farlane se gusta en la parte cómica porque es la que conoce mejor y hay que reconocer que TED tiene momentos verdaderamente siderales, de provocar estruendosas carcajadas entre los espectadores. Su humor no tiene ningún tipo de límite, desde el ya conocido descoque del osito y su gusto por las drogas y las mujeres, pasando por chistes escatológicos de sus fiestas, las secuencias de sus absurdas entrevistas de trabajo, su ligue de supermercado y los tremendos cameos de Flash Gordon (¡) y de algunos famosos como Norah Jones, Tom Skerrit y Ryan Reynolds. Es en la parte más dramática y sentimental donde este antiguo dibujante de Hanna-Barbera se muestra más convencional y anodido pero en lo sustancial, TED es un estupendo debut tras las cámaras que nos hará reír con las ocurrencias de este desvergonzado osito.

Trailer TED

Tags:

Comentarios

Tú puedes ser el primero en dejarnos un comentario.

Deja tu comentario





Autor:

visita mi página

¿Qué puede ser mejor que disfrutar de una buena sesión de cine? Pues compartir con todos vosotros todo lo que tiene que ver con el séptimo arte, una de mis pasiones. Así que si queréis estar a la última, no os perdáis nuestro blog, ¡¡¡es un blog de película!!!