Crítica de Fast & Furious 5, la quinta marcha de la acción

Para llegar a la quinta parte de una franquicia, ésta ha tenido que recaudar mucho, pero que mucho dinero y las cuatro películas anteriores de Fast & Furious a fe que lo han hecho. Desde que la primera parte llegara allá por el año 2001 han sido casi 500 millones de dólares de recaudación lo que han obtenido las cuatro películas que componen esta saga, aunque bien es cierto que con desiguales resultados. La primera de ellas, The fast and the furious, titulada aquí A todo gas era un trepidante desfile de coches de alta cilindrada, tuning, espectaculares persecuciones y chicas explosivas situado en Los Ángeles que fue muy bien recibido en la taquilla de medio mundo y que supuso uno de los primeros exitazos del incipente Vin Diesel. La segunda parte, 2 fast 2 furious o A todo gas 2 fue un auténtico bodrio, inexplicablemente dirigido por John Singleton, ya sin Diesel y con el rubiales Paul Walker como cabeza de cartel, y en el que lo más interesante eran los modelos de los coches y la espectacular Eva Mendes. A la tercera entrega le pusieron la marca A todo gas – Tokyo race pero no tiene nada que ver con las dos anteriores y fue un resbalón en las taquillas; la cosa remontó con la cuarta película, Fast and furious: Aún más rápido, que reunió de nuevo al reparto original, encabezado de nuevo por Vin Diesel y fue un auténtico éxito en el box-office norteamericano, superando incluso lo recaudado por la primera parte.

Esta quinta entrega tiene como escenario la ciudad de Río de Janeiro. Allí huyen de la justicia Dominic Toretto (Vin Diesel), su hermana Mia (Jordana Brewster) y el agente Brian O´Conner (Paul Walker), integrado ya en el mundo de la velocidad al otro lado de la ley. Acosados por la policía, deciden dar un golpe que les permita recuperar su libertad pero las cosas no salen como estaban planeadas y se meten en problemas con el hombre más poderoso de la ciudad, el empresario corrupto Reyes (Joaquim de Almeida). Por si fuera poco, al país carioca viaja una unidad especial del FBI liderada por el duro e implacable agente Luke Hobbs (Dwayne Johnson), que no dudará en perseguir a Dom y su gente hasta llevarlos a la justicia y contará con la ayuda de la policía local Elena (Elsa Pataky). Acorralados y sin posiblidad de escape, Dom reúne a los mejores especialistas para llevar a cabo un plan maestro, un robo imposible por valor de cien millones de dólares.

Animados por el gran éxito de la cuarta parte, los productores, entre los que se encuentra el propio Diesel, han optado por continuar con la fórmula del éxito pero a la vez ofrecer el más difícil todavía: continúa el reparto que funcionó en los capítulos anteriores pero se amplía con las intervenciones de Dwayne Johnson (The rock), el sólido Joaquim de Almedia como villano y la española Elsa Pataky, en un papel bastante agradecido para lo que en principio cabía esperar;  la ciudad de Río de Janeiro ofrece un nuevo y exótico escenario y sobre todo el mayor atractivo para los fans de esta saga, las espectaculares e increíbles persecuciones y carreras de sensacionales bólidos, con modelos como el Subaru STI, un Nissan 370Z, un Porsche 911 C2, varios Dodge Charge y el carísimo (dos millones de dólares) Ford GT40. Como dato curioso, se compraron 300 coches, de los cuales 200 quedaron totalmente destrozados.

¿Más es mejor? En esta ocasión parece que sí, aunque todo con matices. El punto fuerte es lógicamente la acción, que aunque no está tan presente a lo largo del metraje como en las anteriores películas, es realmente muy espectacular. De lujo es el robo de coches en un tren al principio de la película, al estilo del clásico atraco a la diligencia del Oeste pero con coches de alta cilindrada y con un remate de escándalo. Y de escándalo también es la secuencia final del asalto a la comisaría, con una destructiva huida con una enorme caja fuerte por las calles de Río. Por lo demás, se aparta del estilo de la primera entrega de carreras de coches (aunque también las hay) y se aproxima más a la más clásica historia de policías y ladrones, lo que los americanos llaman heist. El guión, como no podía ser de otra manera, no es para tirar cohetes pero cumple su función y los actores, dentro de sus posibilidades, hacen lo que pueden. Impresionante el enfrentamiento (literal) de Vin Diesel y La roca y el diseño de producción, fusionando ciudades como Atlanta, Río y Puerto Rico, todas ciudades donde se rodó la película,  para dar la impresión que toda la película está rodada en la ciudad brasileña.

Fast & Furious 5 no decepcionará a los fieles de la saga que disfrutaron con las anteriores películas o a los fanáticos del mundo del motor, aunque tampoco a los demás espectadores que busquen dos horas de acción pura y dura sin que haya que estrujarse el cerebro.

Trailer oficial

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ezKS6doN17o&feature=player_embedded[/youtube]

Ficha de la película en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1596343/

Tags:

Comentarios

Tú puedes ser el primero en dejarnos un comentario.

Deja tu comentario





Autor:

visita mi página

¿Qué puede ser mejor que disfrutar de una buena sesión de cine? Pues compartir con todos vosotros todo lo que tiene que ver con el séptimo arte, una de mis pasiones. Así que si queréis estar a la última, no os perdáis nuestro blog, ¡¡¡es un blog de película!!!