Crítica de Caballo de batalla (Warhorse), la historia de un joven y su caballo

Si no supieras nada de esta película, si entraras en el cine sin saber lo que te vas a encontrar y salieras de la sala una vez que se han encendido las luces de nuevo, estoy seguro de que la mayoría de la gente diría que la historia la podría filmar Steven Spielberg. Si has visto unas pocas películas del rey Midas de Hollywood (¿quién no lo ha hecho ?) es imposible no distinguir las marcas de identidad de su cine y es que War Horse puede considerarse un compendio de todas las virtudes (y algún defecto) que marcan la carrera del director de cine más famoso del mundo, desde E.T. El extraterrestre (1982), El imperio del sol (1987), Salvar al soldado Ryan (1998) hasta llegar a su último estreno, Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio (2011).

War Horse está basada en la novela homónima del escritor inglés Michael Morpurgo y fue tras verla en una representación teatral en Londres cuando Spielberg descubrió esta historia y compró los derechos. Con un guión de Richard Curtis (uno de los guionistas británicos más exitosos, con libretos como Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Love Actually o las películas de Bridget Jones y Mr. Bean) y Lee Hall (Billy Elliot), Caballo de batalla narra la emotiva amistad entre un joven muchacho y un caballo en la I Guerra Mundial. La historia comienza a las puertas de la Gran Guerra. Un granjero inglés compra un salvaje pero formidable potro, al que llamaran Joey, a pesar de que no tiene dinero para ello. Pese a no ser de mucha utilidad para el trabajo del campo, su hijo Albert le coge cariño y se decide a domarlo y a enseñarlo. Ambos se hacen inseparables pero sus caminos se separan cuando el padre de Albert tiene que venderlo al ejército para no perder su granja. En el frente, Joey se convertirá en un auténtico héroe de guerra por su integridad, su inconedicional entrega y su inocencia, ya sea empujando ambulancias, luchando contra soldados alemanes, despertando la imaginación  de una chica huérfana francesa o arrastrando cañones en pleno lodazal hasta la cima de una colina.

El argumento podría dar rienda suelta a la lágrima fácil , secuencias almibaradas y sentimentalismo desatado y más teniendo en cuenta los antecedentes de Spielberg. Sin embargo, War Horse es una epopeya clásica, cuidadosamente rodada y con un guión hábilmente hilvanado que construye una historia coral con el caballo protagonista como centro de ella. Con dos horas y media de duración, la película no se hace en ningún momento larga y nos conmueve con las peripecias de este magnífico animal, que a fin de cuentas es el personaje más noble y humano dentro de la barbarie que significa siempre la guerra. Pero sobre todo, Caballo de batalla habla de la amistad entre un muchacho y su caballo, de valores como el compromiso, la voluntad y el valor.

Caballo de batalla recuerda en ocasiones al cine de David Lean, al cine clásico de toda la vida y es que su estupendo diseño de producción, su maravillosa fotografía (obra de Janusz Kaminski, colaborador habitual de Spielberg), su delicada banda sonora (John Williams dando otra lección y rondando el Oscar) y un reparto espectacular (empezando por el debutante Jeremy Irvine y siguiendo por Emily Watson, Peter Mullan, David Thewlis, Tom Hiddleston y Niels Arestrup) nos hacen sumergirnos completamente en esta tierna historia, con dos momentos extraordinarios que sólo Spielberg podría ofrecer. La primera, la secuencia en la que Albert y Joey se esfuerzan en arar un auténtico patatal ante la atónita mirada de sus vecinos y especialmente de su cruel arrendador; la segunda, una maravillosa secuencia en la que Joey está atrapado entre numerosos alambres de espino y un soldado de cada bando unen sus fuerzas para liberarle. Auténtica magia.

Una película bonita, en el sentido más positivo del término, sin sentimentalismo forzado, con una sobresaliente factura (como no podía ser de otra manera en una obra de Spielberg) y que nos devuelve un tipo de cine que huye del estrépito y los efectos especiales y que nos acerca a valores universales.

 

Trailer oficial de War Horse (Caballo de Batalla)

Autor: Jordelgar

¿Qué puede ser mejor que disfrutar de una buena sesión de cine? Pues compartir con todos vosotros todo lo que tiene que ver con el séptimo arte, una de mis pasiones. Así que si queréis estar a la última, no os perdáis nuestro blog, ¡¡¡es un blog de película!!!

2 opiniones en “Crítica de Caballo de batalla (Warhorse), la historia de un joven y su caballo”

  1. Mi opinión después de ver la película es que es entretenida pero a Steven Spielberg le falta ese algo que tenían «E. T. El extraterrestre» y películas de entonces. Aunque hay muchas cosas cuidadas tal vez, según me parece, le fallaría al guión o a la historia algo. Eso sí, se ven los homenajes a esas otras películas como «Lo que el viento se llevó». Ah, y en cuanto a la banda sonora de John Williams no creo que se lleve el Oscar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *