Crítica de Acero puro, emocionante cruce de Rocky con Transformers

Tras el empacho de Transformers 3: La cara oculta de la luna, pensaba que los robots eran un tema del que me iba a alejar radicalmente durante mis próximas crónicas y los trailers de esta película no invitaban precisamente al optimismo. Sin embargo, Acero puro es una sorpresa muy agradable, un largometraje para todos los públicos que entretiene y emociona al mismo tiempo y que sospecho que arrasará en las taquillas en las próximas Navidades. Ambientada en un futuro muy cercano (creo que demasiado, un 2020 que está a la vuelta de la esquina), Acero puro tiene como protagonista a Charlie Kenton (Hugh Jackman), un antiguo boxeador que deambula por ferias de segunda categoría, intentando ganarse la vida manejando robots boxeadores. Porque en este futuro no tan lejano, los combates pugilísticos son librados por robots y los humanos son los que manejan los hilos, como si un videojuego se tratara.

Basada libremente en un relato de Richard Matheson, uno de lo escritores más conocidos de la edad de oro de la ciencia ficción, Acero puro es una historia de segundas oportunidades para el protagonista, perfectamente encarnado por Hugh Jackman como perdedor y entusiasta promotor de robots de pelea. Cuando parece tocar fondo tras ver como sus robots de segunda son destrozados en varios combates, a Charlie le aguarda una noticia inesperada: su hijo Max (Dakota Goyo) reaparece en su vida tras morir su madre y se tiene que quedar con él durante una temporada. Al principio contrariado por esta circunstancia, padre e hijo se alían para formar un equipo para construir y entrenar a un robot campeón. Pronto llegan las victorias y también el momento de la verdad, en que todo vale en la arena  y en el que Charlie tiene que luchar también por su hijo.

Con la producción de Robert Zemeckis y Steven Spielberg, se agradece que Acero puro no sea un muestrario de efectos visuales sino que apela más a los sentimientos que a la pura tecnología. Y eso que la factura técnica es extraordinaria, con unos diseños de los robots espectaculares y originales pero sobre todo con un gran realismo en las escenas de lucha, que no desentonan en ningún momento con la acción real, y que son tan violentas y contundentes como cualquier combate de boxeo real. ¿Qué es lo que hace emocionante Acero puro? Básicamente las relaciones entre los personajes, en especial la relación entre padre e hijo y su carrera hacia el combate final, en una conclusión que funciona muy bien y que no lleva a lo obvio. Evidentemente el guión no es el punto fuerte (aunque no es del todo malo), hay concesiones para el público infantil (el baile del niño previo a las peleas por ejemplo) y algunas incoherencias (el papel de los tíos del niño) pero hay ritmo, hay historia y lo más importante es que el público está entretenido durante dos horas y 10 minutos.

Shawn Levy se ha especializado en películas dirigidas al público infantil (en su curriculum están las dos partes de Noche en el museo, La pantera rosa o la más adulta Noche loca) y construye un entretenimiento de primer orden, con actuaciones más que dignas de todos los integrantes del reparto (junto a los dos actores principales aparecen Evangeline Lilly, Hope Davis o Kevin Durand) junto a un despliegue de medios que impresiona pero no abruma, uno de los méritos de la película. Recomendable cien por cien para todos los públicos, especialmente para los más pequeños de la casa.

Acero puro se estrena el próximo 2 de diciembre en nuestro país.

Trailer oficial de Acero puro

Tags:

2 Comentarios

  1. De Cabo dice:

    Como sabes, coincido plenamente con tu crítica. Historia sencilla que apela a los sentimientos entre los personajes para crear una película emocionante y muy entretenida. La recomiendo a todo el mundo.

  2. anna dice:

    me ha encantado la peli : los personajes “el que mas Dakota´´,la historia, los robots…

Deja tu comentario





Autor:

visita mi página

¿Qué puede ser mejor que disfrutar de una buena sesión de cine? Pues compartir con todos vosotros todo lo que tiene que ver con el séptimo arte, una de mis pasiones. Así que si queréis estar a la última, no os perdáis nuestro blog, ¡¡¡es un blog de película!!!